Lunes, 26 Agosto 2019
email1

Lo mas leido

Sufrió parálisis a causa del en el Colegio Pichincha

Sufrió parálisis a...

María Elena Delgado es la madre...

Reunión en cruce Ventilla Podría Definir que se levante el bloqueo

Reunión en cruce...

René Navarro, Secretario de Coordinación de...

Piden destitución del cargo de Pdte. Al Sr. Ramirez

Piden destitución del...

Adalit coronado Dirigente del Distrito 7,...

16 Nacionalidades Indígenas originarias participarán en la cumbre G-77

16 Nacionalidades Indígenas...

Las organizaciones sociales y ayllus del...

Municipio Lanza campaña “Por el Proyecto de tus Sueños”

Municipio Lanza campaña...

El Alcalde de la ciudad de...

sol

Valora este artículo
(0 votos)

Por Daniel Oropeza Alba

Ocultas en el fondo oscuro de los siglos, han permanecido olvidadas y empolvadas por el paso del tiempo, las más brillantes páginas de la historia virreinal de Potosí, fantástica metrópoli de incansable dinámica cultural y sobre todo, núcleo superlativo de le económica novo- hispana. Como eminente personaje de estos siglos, tenemos al Capitán Francisco Gómes de la Rocha, como singular ejemplo del ambicioso hidalgo potosino, que tiene en su haber la escalofriante osadía de haber pretendido comprar una ciudad entera en la península Ibérica, con la riqueza que el Rico Cerro de Potosí le entregaba a manos llenas.

Valora este artículo
(1 Voto)

La salteña boliviana está considerada como una de las mejores comidas que pueden consumirse en las calles del mundo, tanto así que se codea con la pizza italiana, los churros españoles o los perros calientes o hot dogs estadounidenses. Una delicia gastronómica que tiene su certificado de nacimiento en Potosí.

Valora este artículo
(0 votos)

Potosí era, sin duda, la ciudad más fastuosa y bella de América y una de las más pobladas del mundo. En ella se reunía de todo lo mejor de Europa; la excelente cocina, el fascinante mundo de la moda y la alta costura; teatros, salas de baile…y de juegos. También, ¡cómo no! hermosas mujeres de dudosa reputación.